jueves, 2 de octubre de 2014

Poemas de Federico García Lorca



Aprendemos poesías y las transformamos en textos narrativos



En busca del anillo perdido

Había una vez un lagarto que se llamaba José y estaba casado con una hermosa lagarta llamada Julia. José cada día iba a cazar mosquitos para dárselos de comer a su mujer.
Un día mientras cazaba, un mosquito les robó su anillito de plomo. ¡Ay su anillito de plomo! ¡Ay su anillito plomado! Cuando se enteraron de lo sucedido se pusieron a llorar. José decidió buscarlo. En su cama se encontró una nota que decía que el anillo lo tenía un mosquito. Fue al palacio de los mosquitos y allí estaba el rey:
-Veo que vienes por el anillo
-¡Si! ¡Devúelvemelo!
-Te propongo un trato, yo te doy el anillo si tu dejas de comerte a los habitantes de mi reino. Cuya población se ha reducido notablemente.
-¡Trato hecho!
El lagarto se llevó el anillo a su casa. José y Julia se volvieron vegetarianos.Y todos vivieron felices y comieron mucho mucho  tofu.


Jaume Adrover Fernández 1ºESO D

 
Un viaje en globo

Para el cumpleaños de la lagarta, el lagarto quería darle una sorpresa especial, la quería llevar a dar una vuelta en globo, y allí declararle su amor.

Todo estaba dispuesto para el día previsto: la comida, el globo... y un pequeño anillo de plomo. Cuando el globo se elevó pudieron contemplar mantañas, ríos y preciosos campos verdes. Ya estaban casi encima de las nubes cuando el lagarto se quiso declarar, pero de repente estalló una tormenta y el globo se pinchó haciendo que sus ocupantes salieran despedidos hacia la tierra. Cayeron separados y por eso no se encontraban.

Pasaron muchos años y cuando se volvieron a ver ya eran viejos, pero como seguían queriéndose se casaron y vivieron juntos el resto de sus vidas.

                           Nadia Martínez Agliata 1º C

El anillo plomado

Érase una vez un lagarto y una lagarta que vivían tan tranquilos en su casa, hasta que un día el lagarto se quiso declarar a la lagarta, pero de camino a su casa perdió el anillo de compromiso. Cuando llegó se dió cuenta de lo sucedido y dijo ¡ay mi anillo plomado!
Rápidamente cogió un globo y ató dos pájaros a él, buscó por tierra, mar y aire y le preguntó al sol si había visto el anillo, Éste le dijo que no.
Al cabo de 20 años envejecieron los dos lagartos y el lagarto le confesó a la lagarta que se quería haber prometido pero sin querer había perdido el anillo. La lagarta emocionada le dijo que no hacía falta casarse para demostrarle su amor. Los dos emocionados se pusieron a llorar de alegría.

Arnau Casellas Gual 1ºC


 La esperanza del niño
Érase una vez en un pueblo de Andalucía, un niño llamado Juan que vivía con su madre, su padre y su abuelo. Juan nació mudo, cada día tenía la esperanza de volver a hablar.

Un día su abuelo le contó un cuento: Érase una vez hace muchos años, un niño que buscaba su voz en las gotas de agua que encontraba. En la última que encontró, vio su cara reflejada y
descubrió que su voz estaba dentro de él mismo y supo que la magia que envolvía la gota era el
anillo. Y volvió a hablar sintiéndose un señor como Pepito Grillo.                                                                                                                                                                                Sarah Read 1ºC

LA VOZ ROBADA

Érase una vez un niño que buscaba su voz porque era mudo. Estaba 

muy preocupado porque no podía hablar. Él no lo sabía pero la tenía el rey de los grillos. Estaba tan triste que hasta incluso buscaba su voz en una gota de agua. El grillo se lo encontró en el granero donde estaba el niño, y se pelearon.
El niño muy triste se fue y el grillo le gritó. Y le dijo que fuera hacia allá. El niño fue y le explicó que no la quería para hablar sino para hacerse un anillo. El grillo se lo pensó y le dijo que a la mañana siguiente le contestaría.
Al día siguiente se encontraron y el grillo se la devolvió. ¡Y el niño  se fue cantando muy contento!  
                                        Claudia Guasp 1ºESO C 

Historia del famoso pueblo “Naranjel”


Un buen día, amanecía en el Naranjel donde las abejitas (grupo de medio ambiente que se hace llamar así) e Isabel buscaban la miel. El padre de Isabel le dijo que en la flor azul del romero de la montaña más alta había montones de miel pero era muy peligroso, y por eso nadie había ido.
Isabel y el grupo de medio ambiente juntos la encontraron. La chica y su padre se hicieron ricos igual que las abejitas e hicieron las mejores fábricas del mundo. Y el pequeño pueblo Naranjel fue recordado para siempre. Sus habitantes cada año recuerdan ese día celebrando un banquete en la plaza con postres hechos de miel.
                                                                               Clara Girona Martorell   1rD               El anillo plomado

Érase una vez un lagarto y una lagarta que vivían tan tranquilos en su casa, hasta que un día el lagarto se quiso declarar a la lagarta, pero de camino a su casa perdió el anillo de compromiso. Cuando llegó se dio cuenta de lo sucedido y dijo ¡ay mi anillo plomado!
Rápidamente cogió un globo y ató dos pájaros a él, buscó por tierra, mar y aire y le preguntó al sol si había visto el anillo, Éste le dijo que no.
Al cabo de 20 años envejecieron los dos lagartos y el lagarto le confesó a la lagarta que se quería haber prometido pero sin querer había perdido el anillo. La lagarta emocionada le dijo que no hacía falta casarse para demostrarle su amor. Los dos emocionados se pusieron a llorar de alegría.

Arnau Casellas Gual 1ºD